Protección para los cirujanos en tiempos del COVID-19

✅ Los ya conocidos trajes espaciales brindan una excelente protección contra la sangre o protección contra fluidos generados con el uso de herramientas de poder como en un remplazo articular (barrera de protección)tiene la capacidad de filtración de aire ??

✅Hay que diferenciarlos de los Sitemas PAPR powered air-purifying respiratory , que son sistemas de purificación de aire motorizados lo más recomendado para cirugías largas en esta nueva normalidad que de forma de bajo costo son estos sistemas de buceo o caretas de buceo con adaptador para filtros de aire HEPA de circuitos respiratorios que si filtran el aire partículas virales y bacterianas

✅Ahora los niveles de protección publicados por Asociaciones de Ortopedia (Internacionales) recomiendan el uso de cubrebocas N95 con googles y careta facial con nivel de protección maximo así como el uso de escafandras para protección del cuello y orejas ,uso de batas quirúrgicas Nivel de protección AAMI grado 2 a 4 , uso de doble guante como ya sabemos y tratar de usar en medida razonable herramientas de poder como sierras o perforadores

✅ Otro punto muy importante a tratar es el humo quirurgico realmente hacer válido el slogan “Hospitales libres humo” 🚭 debe de ser también aplicado en quirófano con sistemas de filtración de los humos producidos por sistemas de coagulación o electro bisturi que también está comprobado que son vectores de infección de virus y bacterias

#covid_19 #staysafe #saludlaboral #ortopedia #cirugia #nuevanormalidad

José Antonio “Tony” Hinojosa, MD 🇲🇽

José Antonio “Tony” Hinojosa, MD 🇲🇽 • 1erArthroscopy & Joint Reconstruction 1 día

#sportsmedicine Excelente congreso de la sociedad mexicana de cirujanos de Hombro y codo felicidades al Dr Michell Ruiz presidente de la Sociedad así como a su equipo de colaboradores por este evento Internacional sin duda con alto nivel académico y profesional 👏👏👏👏

https://www.facebook.com/HinojosaOlivares/

La omisión de la radiografía de rutina de las fracturas radiales distales traumáticas después del seguimiento inicial de 2 semanas no afecta los resultados.

  • La radiografía de rutina en el seguimiento de las fracturas radiales distales es una práctica común, aunque se cuestiona su utilidad.
  • El objetivo de este estudio fue determinar si el número de radiografías en el período de seguimiento se puede reducir sin dar lugar a peores resultados del paciente.
  • Este estudio muestra que omitir la radiografía de rutina después de las 2 semanas iniciales de seguimiento para pacientes con fractura distal del radio no afecta los resultados informados por el paciente o el riesgo de complicaciones en comparación con la atención habitual.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/31393424

https://jbjs.org/reader.php?source=The_Journal_of_Bone_and_Joint_Surgery/101/15/1342/fulltext&id=31959&rsuite_id=2121025&native=1#figures

 2019 Aug 7;101(15):1342-1350. doi: 10.2106/JBJS.18.01160.

Omitting Routine Radiography of Traumatic Distal Radial Fractures After Initial 2-Week Follow-up Does Not Affect Outcomes.

PMID: 31393424 DOI: 10.2106/JBJS.18.01160

Copyright & License
 
Copyright © 2019 by The Journal of Bone and Joint Surgery, Incorporated.

Que hay de nuevo en la cirugía de pie y tobillo?

  • Este artículo proporciona un resumen de la investigación reciente relacionada con la cirugía ortopédica del pie y el tobillo, principalmente publicada de septiembre de 2017 a septiembre de 2018. Los estudios incluidos se publicaron en varias revistas ortopédicas, entre ellas The Journal of Bone & Joint Surgery, The Bone & Joint Journal, Foot & Ankle International, Cirugía de pie y tobillo, Ortopedia clínica e investigación relacionada, Journal of Orthopedic Trauma y American Journal of Sports Medicine.
  • Lesiones sindesmóticas. Las técnicas de reducción y la elección de implantes para lesiones sindesmóticas siguen siendo controvertidas. Una reducción precisa de la sindesmosis requiere el conocimiento de la relación precisa entre la parte distal del peroné y la incisura tibial.
  • Fracturas de Lisfranc. La literatura sobre el paciente joven con una lesión de Lisfranc de baja energía es escasa. Cochran et al.4 evaluaron los resultados después de la artrodesis primaria (n = 14) en comparación con la reducción abierta y la fijación interna (n = 18) en una población atlética joven (edad media, 28 años) con fracturas de Lisfranc de baja energía.
  • Fracturas de tobillo. Recientemente se ha prestado mucha atención a las fracturas maléricas laterales y posteriores. Sin embargo, la estructura osteoligamentous maléolo medial es fundamental para la estabilidad de la muesca. Hu et al.8 evaluaron retrospectivamente los resultados radiológicos adversos después del tratamiento quirúrgico de las fracturas maleolares mediales en 296 pacientes.Lesiones sindesmóticas. Las técnicas de reducción y la elección de implantes para lesiones sindesmóticas siguen siendo controvertidas. Una reducción precisa de la sindesmosis requiere el conocimiento de la relación precisa entre la parte distal del peroné y la incisura tibial.
  • Fracturas de Lisfranc. La literatura sobre el paciente joven con una lesión de Lisfranc de baja energía es escasa. Cochran et al.4 evaluaron los resultados después de la artrodesis primaria (n = 14) en comparación con la reducción abierta y la fijación interna (n = 18) en una población atlética joven (edad media, 28 años) con fracturas de Lisfranc de baja energía.
  • Fracturas de tobillo. Recientemente se ha prestado mucha atención a las fracturas maléricas laterales y posteriores. Sin embargo, la estructura osteoligamentous maléolo medial es fundamental para la estabilidad de la muesca. Hu et al.8 evaluaron retrospectivamente los resultados radiológicos adversos después del tratamiento quirúrgico de las fracturas maleolares mediales en 296 pacientes.
  • Analgesia y manejo del dolor. El abuso de opioides ha alcanzado proporciones epidémicas en algunos países, incluido Estados Unidos. Los cirujanos se encuentran en una posición difícil: se espera que utilicen prácticas de prescripción responsables y que, al mismo tiempo, aborden el dolor de los pacientes de manera adecuada. Determinar la cantidad adecuada de opioides para prescribir después de un procedimiento quirúrgico ortopédico es un desafío.
  • Tendón de Aquiles. Schipper et al.37 evaluaron retrospectivamente a 28 pacientes, incluidos 12 atletas profesionales, con avulsiones de la manga del tendón de Aquiles.
  • Pie plano. La disfunción sintomática del tendón tibial posterior en estadio II a menudo se presenta en pacientes de edad avanzada, en los que el tratamiento quirúrgico comparado con el manejo no operatorio es una consideración más importante.
  • Lesiones osteocondrales del talus. Los factores que contribuyen a las lesiones osteocondrales sintomáticas (dolorosas) del astrágalo son poco conocidos. Una revisión retrospectiva de 52 pacientes con lesiones osteocondrales crónicas del astrágalo evaluó la relación entre la edad, el índice de masa corporal (IMC), la calidad de vida, el tamaño de la lesión y la ubicación anatómica con la morbilidad10.
  • Reemplazo total de tobillo. Numerosas mejoras de diseño y refinamientos de la técnica han contribuido a la evolución del reemplazo total de tobillo moderno. Benich et al.16 compararon los resultados de los reemplazos totales de tobillo de generaciones anteriores y anteriores (n = 170) con la artrodesis de tobillo (n = 103) en un estudio de cohorte prospectivo.
  • Hallux Rigidus. La clasificación de Coughlin y Shurnas para el hallux rigidus es el sistema de clasificación más popular, teniendo en cuenta los datos clínicos y radiográficos28. Baumhauer et al.29 evaluaron si este sistema se correlacionaba con hallazgos y resultados intraoperatorios en 202 pacientes que habían sido asignados al azar a la primera artrodesis de la articulación metatarsofalángica en comparación con la artroplastia con implante de hidrogel de alcohol polivinílico.
  • Hallux Valgus. Existen numerosas técnicas de corrección de hallux valgus, pero no se ha establecido un método óptimo. Barg et al.33 realizaron una revisión sistemática de 229 estudios en 9 diferentes procedimientos de corrección de hallux valgus desde 1968 hasta 2016.
  • El pie pediátrico. El método de Ponseti se ha convertido en el pilar del tratamiento del pie zambo. Zionts et al.41 siguieron prospectivamente a 101 niños consecutivos tratados con la manipulación y el lanzamiento de Ponseti.
  • Diabetes y neuroartropatía de Charcot. El rescate de la extremidad en las infecciones del pie diabético a menudo implica múltiples procedimientos óseos y de tejidos blandos que requieren un tiempo y un costo sustanciales. A pesar de los mejores esfuerzos, los intentos de recuperación de la extremidad pueden fallar, lo que resulta en una amputación por debajo de la rodilla.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/31094977

https://insights.ovid.com/crossref?an=00004623-201905150-00001

https://jbjs.org/reader.php?source=The_Journal_of_Bone_and_Joint_Surgery/101/10/859/fulltext&id=31696&rsuite_id=2038049&native=1#citations

 2019 May 15;101(10):859-867. doi: 10.2106/JBJS.19.00052.

What’s New in Foot and Ankle Surgery.

PMID: 31094977 DOI: 10.2106/JBJS.19.00052

Copyright & License
 
Copyright © 2019 by The Journal of Bone and Joint Surgery, Incorporated.
 
 
Open article PDF Download